Hernia inguinal: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Comparte este artículo

La pared abdominal se ve sometida a una tensión constante con sólo caminar erguido. La región de la ingle es un punto débil, especialmente para las mujeres. Especialmente cuando la elasticidad del tejido disminuye con la edad. Además, existen tensiones causadas por el estiramiento durante el embarazo y el parto.

En algún momento pueden aparecer fracturas a través de las cuales los órganos de la cavidad abdominal, como las asas intestinales, pueden salir al exterior. Por lo general, esto se puede ver a través de la pared abdominal. En este caso se habla de hernia inguinal.

Definición: ¿Qué es una hernia inguinal?

Una hernia inguinal implica una lesión en la ingle. Estos son responsables de mantener estables los órganos de la zona debajo del ombligo. Si se lesionan, se produce una rotura, una abertura, por la que pueden salir los órganos internos. Luego se pueden sentir debajo de la piel.

La ingle es una zona triangular debajo del ombligo que incluye la región púbica hasta el inicio de los muslos. El borde superior de la región inguinal está definido por las dos crestas del ilion, las dos grandes partes óseas superiores en forma de pala del hueso pélvico. Es la zona que se asienta bajo lo que coloquialmente se conoce como “gran barriga”. Si no hay hernia, esta región no está notablemente abultada en personas con sobrepeso. Por el contrario, un abdomen abultado sin una línea divisoria hasta la entrepierna es un signo de hernia.

Existen diferentes nombres para las hernias inguinales. El segundo término médico más común y común es hernia (en latín, erupción/brote). Además, también existe la llamada fractura de fémur. Se trata específicamente de una rotura debajo del ligamento inguinal. Alrededor del 5% de todas las hernias inguinales se convierten en hernia femoral, en la que partes del intestino atraviesan el tejido de la ingle.

Una hernia inguinal, una hernia abdominal o una hernia femoral tienen tres características principales:

  1. Debilidad en la pared abdominal que conduce a una apertura herniaria por presión o congénita.
  2. Saco herniario que se empuja a través de la abertura herniaria.
  3. Contenido herniario: el contenido del saco herniario, como agua, asas intestinales, un ovario u otros órganos móviles.

En particular, si los órganos se deslizan hacia el saco herniario (lo que se denomina fractura por deslizamiento), es imprescindible una operación.

Causas de una hernia inguinal

Las hernias inguinales suelen ser causadas por tejido conectivo débil en la región abdominal. Casi el 90% de todas las hernias afectan a los hombres. La hernia inguinal suele desarrollarse debido a un gran esfuerzo en el trabajo, a hacer demasiado deporte o, en general, a tener sobrepeso. Si además sufre de tos crónica o presiona con fuerza cuando está estreñido, se acumula presión alta en la cavidad abdominal durante un largo período de tiempo. Estas personas tienen un mayor riesgo de sufrir una hernia inguinal.

El hecho de que los hombres se vean afectados con mayor frecuencia por las hernias inguinales se debe, entre otras cosas, a su anatomía. Normalmente, el intestino está rodeado de forma segura por el peritoneo y una capa firme de músculo. Sin embargo, la capa de músculos abdominales tiene una abertura natural en la ingle a través de la cual pasa el conducto deferente. En las mujeres, aquí se encuentra el ligamento mucho más delgado. En consecuencia, esta apertura es simplemente menor para las mujeres que para los hombres.

Una hernia inguinal no se cura por sí sola

En épocas anteriores, las hernias se trataban a menudo con la llamada banda para hernias, similar a un cinturón o un ramillete. Esto debería evitar que los órganos sobresalgan. Simplemente no existían operaciones quirúrgicas tan efectivas como las que existen hoy. Por ello se intentó que los pacientes con hernia inguinal pudieran continuar su vida normal sin necesidad de cirugía. Sin embargo, ahora está claro que una banda abdominal no puede curar la hernia. Entonces tendrías que usar la banda para el vientre en todo momento.

Síntomas: ¿Cuáles son los signos de una ingle?

Las hernias inguinales no siempre causan dolor, pero ciertamente pueden causar dolor. Sin embargo, aparecen diferentes tipos de signos que permiten un fácil diagnóstico por parte del médico.

Los síntomas típicos que pueden indicar una hernia inguinal son los siguientes:

  • Hinchazón local, tumores en la región de la ingle.
  • Dolor al levantar cargas pesadas o defecar.
  • Dolor leve que aumenta al toser o estornudar.

Si las hernias causan dolor, a menudo es muy inespecífico. Son sordos y ardientes y pueden irradiarse, por ejemplo, hacia los muslos, la región abdominal o la espalda. Especialmente si se pellizcan partes del intestino y se bloquea el suministro de sangre, puede causar un dolor intenso. Estos síntomas requieren un tratamiento prolongado.

El dolor en la ingle se presenta principalmente en personas que practican deportes y deportistas profesionales. Esto es causado por la debilidad del tejido en el canal inguinal. El dolor por esfuerzo excesivo después de un entrenamiento intenso es el desencadenante más común del desarrollo de debilidad en el canal inguinal.

El resultado suele ser un abultamiento del peritoneo. Esto no siempre conduce a una hernia inguinal, pero puede causar dolor. Los futbolistas profesionales se ven especialmente afectados.

Es importante que se haga un diagnóstico rápidamente para que el sufrimiento no se cronifique. Este puede ser el caso después de tan sólo cuatro a seis semanas, como afirman los médicos del Centro Quirúrgico Calero & Manzano.

Complicaciones: ¿Puede una hernia ser mortal?

Como regla general, una hernia no causa ningún problema importante y, a menudo, no causa ningún dolor. Sin embargo, en el caso de una fractura grande, pueden surgir rápidamente complicaciones que también pueden poner en peligro la vida . Por ejemplo, cuando partes del intestino se deslizan a través de un espacio en la capa de músculo abdominal. Entonces se puede interrumpir el importante suministro de sangre al órgano digestivo.

Esto se conoce como encarcelamiento, es decir, atrapamiento de tejido. La falta de suministro de sangre conduce a una disfunción significativa. Si el tejido, como las asas intestinales, se filtra a través de la hernia y ya no puede recibir sangre fresca, se produce un dolor repentino e intenso. Estos van acompañados de náuseas y vómitos. El saco herniario resultante ya no se puede empujar hacia atrás debido a la falta de suministro de sangre.

Por cierto, los fumadores tienen muchas más probabilidades de sufrir alteraciones en la estructura del tejido conectivo. Otra razón más para dejar de fumar.

¿Cómo se diagnostica una hernia inguinal?

Una hernia inguinal la diagnostica un médico experimentado. A menos que ya haya signos claros en forma de protuberancias que emergen de la pared abdominal, el médico primero hará algunas preguntas al paciente. Esto incluye la duración de los síntomas hasta el momento, así como la cuestión de si el dolor se irradia, si existen comorbilidades y si el paciente ya ha sido operado.

Además, el paciente debe presionar con fuerza durante el examen de palpación para que el médico pueda palpar cualquier saco herniario. Si tiene mucho sobrepeso, también puede ser útil una ecografía, que también puede descartar la inflamación de los ganglios linfáticos como causa de la hinchazón.

Tratamiento de una hernia inguinal

Una vez realizado el diagnóstico, los médicos suelen recomendar la cirugía. La razón es que la hernia empeora si no se trata y existe el riesgo de que el intestino quede atrapado.

Las hernias inguinales ocurren con mucha frecuencia. Son uno de los motivos más comunes de cirugía hospitalaria. Precisamente por eso los afectados no deben dudar en consultar a un médico y operarse de una hernia inguinal.

Las hernias inguinales siguen siendo una de las enfermedades tabú en la sociedad y de las que los afectados se sienten avergonzados. Dado que en realidad son tantas las personas afectadas, esta preocupación puede calificarse de muy infundada .

1. Cirugía de hernia inguinal mediante endoscopia

El procedimiento quirúrgico más suave es la llamada endoscopia o ” procedimiento de ojo de cerradura “. El cirujano inserta un instrumento de visualización (endoscopio) y otros instrumentos quirúrgicos en la cavidad abdominal a través de pequeñas incisiones abdominales. Durante la operación, el punto débil se refuerza con una malla de plástico. Los intestinos también regresan a su posición natural. El llamado procedimiento TAPP (plástica preperitoneal transabdominal) se considera el estándar de la cirugía endoscópica .

El nuevo procedimiento TEPP (plástico preperitoneal endoscópico total), en el que el cirujano ni siquiera tiene que cortar el peritoneo sano, es aún más suave. Por este motivo, el tejido se recupera con especial rapidez, lo que hace que el método esté especialmente recomendado para pacientes mayores de 70 años y aquellos con fracturas repetidas.

En algunas clínicas, los pacientes más jóvenes incluso son operados de esta forma de forma ambulatoria . La estancia hospitalaria con este procedimiento dura de dos a tres días.

Las ventajas del procedimiento en ojo de cerradura son las pequeñas cicatrices y la rápida recuperación después del procedimiento. Además, el paciente siente poco dolor. Desafortunadamente, la técnica quirúrgica necesaria es complicada y difícil de aprender. Por lo tanto, sólo debe ser realizado por cirujanos experimentados. Además, la tasa de recaída es superior al 10% en dos años y la tasa de complicaciones ronda el 1%, cifra superior a los valores de otros procedimientos.

2. La clásica incisión abdominal en el tratamiento de una hernia inguinal

Además, también se practica la cirugía abierta con incisión abdominal.

También en este caso se devuelve el intestino a su posición natural y se refuerza la pared abdominal cosiéndola. Para ello, el cirujano corta la piel, la grasa, los músculos y el tejido conectivo de la ingle y extirpa el peritoneo prolapsado (el “saco herniario”). Luego contrae los músculos vecinos por encima del espacio herniario y sutura la pared abdominal en varias capas.

Este procedimiento todavía se utiliza en aproximadamente el 70% de los casos porque la tasa de complicaciones y la tasa de recaída son bajas. Sin embargo, es una operación más dolorosa y prolongada.

Las desventajas incluyen la cicatriz más grande que queda en el paciente y una estancia más larga en el hospital, aproximadamente una semana después del procedimiento. Además, se produce un aumento del dolor después de la cirugía abierta.

¿Cuánto tiempo lleva la recuperación después de una hernia?

La duración de la recuperación después de la cirugía depende del tipo. Como se mencionó anteriormente, esto varía desde unos pocos días hasta una semana. En el caso de una hernia inguinal en una etapa preliminar, si no se trata la hernia sino sólo un debilitamiento del tejido, el tiempo de recuperación es significativamente más corto.

Después de una operación de este tipo, un paciente deportista puede volver a casa muy pronto y al día siguiente puede empezar de nuevo con un entrenamiento ligero . Después de dos semanas como máximo, volverá a ser completamente resistente.

Si no se opera esta etapa preliminar de la hernia inguinal, existe el riesgo de que se desarrolle una hernia inguinal que amenace con estallar debido al esfuerzo del deporte.

Prevención de hernia inguinal: ¿Qué se puede hacer para prevenir las hernias inguinales?

Las hernias inguinales se pueden prevenir fácilmente si proteges conscientemente tu cuerpo y especialmente tu región abdominal.

Tu intestino reacciona positivamente cuando…

  • Comes con calma y mastica bien tus alimentos.
  • Consumes muchas frutas, verduras, legumbres y productos integrales; la fibra que contienen apoya el funcionamiento de los intestinos.
  • Bebes lo suficiente.
  • Te mueves mucho.
  • Te tomas tu tiempo para ir al baño por la mañana y no te esfuerzas demasiado.
  • Acostumbras a los intestinos a horarios fijos para ir al baño.
  • Consumes alimentos fermentados con ácido porque estimulan los intestinos.
  • Consumes productos lácteos como yogur, leche agria, kéfir o suero de leche, ya que favorecen la flora intestinal.
  • Consumes ciruelas pasas remojadas, salvado de trigo y linaza.

Presta atención a los hábitos intestinales

Si tienes una hernia, también debes observar de cerca tus hábitos intestinales. La mayoría de personas creen que hay que ir al baño “bien” todos los días y recurrir a laxantes si hay algún día de por medio.

Sin embargo, eso está mal. El rango natural es entre tres veces al día y tres veces a la semana y varía según la persona.

Se habla de estreñimiento sólo cuando el intestino se vacía con menos frecuencia que cada dos o tres días o las heces son muy duras y sólo pueden evacuarse con un esfuerzo fuerte o con una sensación de vaciado incompleto.

Aviso: Esta información no reemplaza a la visita médica. Si se presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, comunícate con tu médico de cabecera si sospechas de una hernia inguinal, quien te derivará a un especialista si presentas algún síntoma.

Compártenos